Los 5 pasos para sobreponerse a la dificultad

He conversado con muchas personas en estos años de crisis que me dijeron “el que se sobreponga a la dificultad de este periodo saldrá más reforzado. Ahora hay que trabajar el triple para conseguir lo mismo”. Bueno, la mayoría de estas personas cerraron sus empresas o se quedaron sin trabajo.

sobreponerse a la dificultad

Todos ellos tenían las ideas claras pero no supieron trasladar la idea y hacerla realidad.  Eso es algo muy distinto. Yo mismo, tengo una idea clara de cómo se esculpiría la escultura del David de Miguel Ángel a partir de un trozo de mármol, pero con toda probabilidad no conseguiría algo más que un magnífico pisapapeles.

Por cierto, al final del post te contaré una historia que me ocurrió.

¿Cuáles son los 5 pasos para sobreponerse a la dificultad?

  1. Tener claro que lo que es dificultad hoy puede no serlo mañana. Probablemente, si tienes al carnet de conducir, recordarás cuando te resultaba realmente complicado guiar el vehículo sin mirar la palanca de cambios, los pedales y la carretera a la vez. Hoy es un mero recuerdo. Ver esa dificultad como algo permanente hace que no la afrontemos de forma distinta y que la acometamos con la claridad de que depende de nosotros el superarla.
  2. Entender la carencia. Consideramos cómo dificultad el mayor número de carencias que tenemos cuando con anterioridad eran posesiones nuestras: falta de trabajo, de dinero, de casa, de una pierna, de un familiar,…. Pero, te pregunto, si esa falta no la hubieses conocido, ¿cómo te sentirías?
  3. Aprendizaje de la dificultad. ¿Qué hacen otras personas en situaciones similares? Y de esas cosas que hacen, ¿Cuántas puedo aplicar? ¿Cuántas me permitiría mi ego y cuantas mi conocimiento? Sólo te recuerdo una cosa: No hubo época peor que la de la postguerra, y nuestros abuelos la superaron, trabajaron con falta, con hambre, criaron familias numerosas, nos dieron educación y sacaron adelante mil y una vicisitudes que para nosotros hoy serían dificultades de descomunal magnitud.
  4. Entrenamiento en la dificultad. Al igual que conseguir finalmente conducir sin mirar la palanca, ni los pedales, sino que incluso llegas a cantar la canción que suena en la radio mientras mueves tu mano a través de la ventana a modo de ola contra el viento, supone un número de horas de práctica, la mayor parte de tus dificultades podrán ser superadas con entrenamiento.
  5. Perseverancia en la dificultad. Convertir la frase de “ahora hay que trabajar el triple para conseguir lo mismo” en una realidad cotidiana. Perder la visión del camino es lo que te permite ver los obstáculos que existen en el mismo. Ésta es la fase final. Es cómo hornear el pan, puedes haber echado la harina exacta, su cantidad de sal y de agua, amasado apropiadamente, que sin el toque de calor nunca se convertirá en el resultado que buscas.

Un ejemplo de perseverancia en la dificultad…

 

Salí a correr, como de costumbre, en torno a las 6.30 h de la mañana. Hago un circuito de 15 minutos que recorro varias veces cerca de donde vivo.

Aquella mañana me fijé en que en uno de los coches junto a los que pasé, vi a un señor de unos cincuenta años durmiendo recostado en el interior. No le presté mayor atnción y continué marchando y escuchando la mñusica de mi MP3.

En la siguiente vuelta, al pasar por el mismo lugar, volví a ver este señor, en esta ocasión despierto, afeitándose mirando al espejo retrovisor, con camiseta de interior blanca de tirantes. Me chocó la imagen y me preguntaba que haría allí mientras seguía de nuevo trotando en mi tercera vuelta.

Al volver a pasar, me encontré con la misma persona, con chaqueta, camisa y perfectamente aseado, saliendo del coche con un maletín.

No conozco la historia de esta persona, pero imagino que es un comercial. Uno de esos con hijos de cierta edad, que paga una hipoteca y que nunca en su vida ha dejado de trabajar.
Una de esas personas que nada ni nadie puede parar, que afronta las circunstancias y que deja las excusas para otros.

Imagino que la vida no le ha tratado especialmente bien, pero que la entiende como lo que es. Seguro que cree que esperar a que te den las cosas hechas no está en su vocabulario, y que su responsabilidad como padre, como pareja y consigo mismo como profesional están por encima de un ego que ya dejó de lado hace tiempo.

Me emociono al pensar que hay mucha gente así. Personas de las que valen la pena, de las que si les dejaran levantarían el país, de esas que no contarán historias heroicas sino que darán pequeños pasos sin cesar, pase lo que pase, cueste lo que cueste.

A ti que nunca leerás este post, a ti cuyo nombre desconozco, te doy las gracias. Me has dado mucha fuerza para continuar. Eres un ejemplo aunque tú no lo sepas, y te admiro por ello.  Desde aquí en la distancia, te saludo. Desde aquí en la memoria, siempre te tendré….

Responder

Iris Integra

Contribuimos al crecimiento de las empresas a través del desarrollo de las personas. Impulsamos la mejora continua del Know How y el modelo de negocio de las empresas, a través del desarrollo continuo del talento.

 

Carril de Los Caseros, 10
30167 La Raya, Murcia (España)
+34 968 900 327 | Teléfono
+34 968 903 930 | Fax
info@iris-integra.net

Suscríbete a nuestro boletín de noticias y te mantendremos informad@ de todas nuestras novedades.