El secreto para alcanzar tu destino

tu destino

tu destino

No son muchos los que se marcan un destino claro, pero son aún menos los que lo consiguen alcanzar. En este post te contaré una historia que te ayudará a entender donde se encuentra el secreto para alcanzar tu destino.

Yo tenía ocho años cuando sentado junto a él me contó una historia. El relato que me contó fué más o menos así:

“Tenía unos 20 años cuando caminaba hacia Granada atravesando Sierra Espuña. Era un viaje que solía durar una semana. Porteaba tabaco y azúcar, por lo que iba con mucho cuidado ya que me podía asaltar cualquiera, incluida la guardia civil que en aquel entonces también podría quedarse con mi mercancía. Encontré una bicicleta varada en el camino y la dejé atrás mientras continuaba caminando. El caso que volví y me senté a lado de la misma. Tras varias horas, decidí cogerla ya que parecía que nadie la recogería. Que suerte tuve, pensé. Bajando por una senda a cierta velocidad, el freno de la misma se partió y caí por un terraplén, con tan mala fortuna que la bicicleta quedó en el camino y yo rodé más de 30 o 40 metros cuesta abajo. Apenas me podía incorporar, tenía un dolor tremendo en una pierna. Desde abajó oí como unos caminantes pasaban y al ver el tabaco y la bicicleta en el camino se las llevaron consigo. No me atreví a gritarles.

Pensé que había sido muy desgraciado, solo cayó conmigo el azúcar y apenas podía caminar. Con mucha dificultad me pude incorporar de nuevo al sendero. Cuando lo hice, dos personas en una burra pasaron. Me miraron y les pedí ayuda pero no tenían posibilidad ni intención de echarme una mano. Era un matrimonio de edad mayor a la mía. “Tengo azúcar”, les dije. El señor, giró la burra y me dijo que me esperara allí que volvería a por mí. Y así hizo. Me llevó a su molino a cambio del azúcar. Lo necesitaba para terminar un pastel que le había encargado el alcalde del pueblo pero no tenía posibilidad de hacerlo sin el preciado endulzante blanco. Le había salvado. Su hija me curó y vendó la pierna. Me quedé a reponerme junto con la familia. Dos días después, pasó el ejercito buscando a todos los varones jóvenes dispuestos a luchar. Se llevaron al hijo del molino pero a mi, al verme entablillado, me dejaron allí. “Qué mala suerte”, pensó el molinero, “ahora que empezábamos a levantar cabeza”. Me quedé a vivir con ellos a cambio de comida y ayudarle con el molino. Año y medio después volvió el hijo del señor, quien sería a posteriori mi cuñado, puesto que me casé con esa preciosa chica que me curó la pierna. Tuvimos tres hijos, el primero de ellos murió. Otro se fué a vivir a Barcelona y pensé que se alejaría de mí por siempre. Pero no imaginaba que me daría un nieto tan maravilloso como tú con quién poder conversar y al que poderle contar mi historia….”

La vida está llena de logros e infortunios, pero el éxito es poder disfrutar del camino.

El secreto para alcanzar tu destino tiene cuatro patas (de ello puedes leer mucho en www.pacoviudes.com)

  1. La mirada. Tener los dos ojos puestos en el destino. Ya no caben más dudas.
  2. La apuesta. Ir a por todas. Utiliza formas y opciones, pero si lo haces a medias, tendrás resultados a medias.
  3. La cesta. Todo lo que pase en el camino será parte de tu logro. Sea como sea. Échalo en ella.
  4. La definición. Saber cómo es exactamente a donde quieres llegar porque sólo así sabrás que lo has conseguido una vez estés allí.
Responder

Iris Integra

Contribuimos al crecimiento de las empresas a través del desarrollo de las personas. Impulsamos la mejora continua del Know How y el modelo de negocio de las empresas, a través del desarrollo continuo del talento.

 

Carril de Los Caseros, 10
30167 La Raya, Murcia (España)
+34 968 900 327 | Teléfono
+34 968 903 930 | Fax
info@iris-integra.net

Suscríbete a nuestro boletín de noticias y te mantendremos informad@ de todas nuestras novedades.