5 Errores al reclutar personas

5 Errores al reclutar personas

Son más de 14 años los que llevo realizando procesos de selección y tengo la sensación de que cuanto más tiempo llevo dedicándome a ello, menos sé, porque son muchas las sorpresas que te llevas y te dejan frente a un espejo el que  te miras con cara de tonto preguntándote, “¿cómo es posible?”. Por ello quiero compartir contigo errores al reclutar personas que se suelen cometer desde el punto de vista de quien quiere contratarlos.

errores al reclutar personas

 1. La ambigüedad definición: Imagínate que vas a un restaurante y, al preguntarte el camarero, le dijeras “deme de cenar”. Y ante su repregunta “¿pero qué quiere cenar?”, le respondieras con un escueto “algo que esté bueno”.  Pues nos hemos visto en múltiples ocasiones con situaciones parecidas. El contratante no define exactamente lo que quiere. Consejo: Definición clara.

2. Buscar lo que no te funcionó: Recuerdo un proceso de selección en el que, tras haber despedido a una persona, la empresa buscó a un sustituto. Preguntándole por lo que necesitaba saber, el gerente me enumeró una serie de tareas que además me entregó en un documento escrito. Una vez finalizada su exposición, le pregunté, “pero la persona que has despedido, ¿sabía hacer todo esto?” A lo que él me respondió que “realmente sí”. Entonces le pregunté de nuevo, “pues entonces, ¿porqué no la contratas a él?”, a lo que me respondió con una serie de aspectos que sí eran realmente importantes cómo “por su impuntualidad, su falta de compromiso, su no implicación, no ser parte del equipo….”. Consejo: Busca los valores y actitudes que realmente necesitas.

3. Demasiado peso a la experiencia: ¿Cómo mides la experiencia? ¿Por el número de años o proyectos previos en los que ha trabajado? Ni una nómina ni una vida laboral te aseguran que el tiempo que haya estado contratado ha sido de aplicación válida de lo que tú necesitas. De hecho, te recuerdo, que otras empresas le hayan pagado por ello, y para las cuales ya no trabaja, no te asegura que lo hubieran hecho de forma acertada.

4. Descartar a mayores de 45 años: Aquí nos encontramos con uno de los prejuicios más erróneos que he conocido: “Estas personas ya tienen vicios y son más inflexibles a la vez que menos dispuestos”. A lo que yo siempre suelo responder: “Son personas con el balance adecuado de experiencia y juventud, además de tener por delante aún más de 2o años de vida laboral, probablemente una hipoteca que pagar y niños pequeños a los que desarrollar. Seguro que tienen mayores elementos externos que les empujan para afrontar con seriedad e implicación su trabajo.”

5. Confundir juventud con disponibilidad: El segundo de los prejuicios erróneos es el de pensar que los jóvenes son más abiertos al cambio, dispuestos a lo que sea, y con ganas de aprender. ¿Hay personas menores de 35 que cumplen con este perfil? Sí que las hay, por supuesto, pero en un porcentaje mucho menor de lo que imaginamos. Se ha producido un cambio cultural en la última década que ha reforzado la idea de que la calidad de vida y el trabajo son aspectos opuestos, y en esta gente joven suele reforzarse esta idea más que en los mayores.

   “Suelen ser contratadas la mayoría de las personas por su experiencia pero suelen ser despedidas por sus valores y actitudes”.

Puedes ampliar información pinchando aquí.

Responder

Iris Integra

Contribuimos al crecimiento de las empresas a través del desarrollo de las personas. Impulsamos la mejora continua del Know How y el modelo de negocio de las empresas, a través del desarrollo continuo del talento.

 

Carril de Los Caseros, 10
30167 La Raya, Murcia (España)
+34 968 900 327 | Teléfono
+34 968 903 930 | Fax
info@iris-integra.net

Suscríbete a nuestro boletín de noticias y te mantendremos informad@ de todas nuestras novedades.